Este blog tendrá comentarios sobre las notas que aparezcan en el diario El Cronista Comercial, desde la óptica del análisis propuesto por la doctrina liberal clásica y la Escuela Austríaca de Economía.

miércoles, 29 de junio de 2011

Bastiat y SADAIC


Proyectan una ley contra la piratería que subirá el precio de celulares, DVD y mp3

http://www.cronista.com/negocios/Proyectan-una-ley-contra-la-pirateria-que-subira-el-precio-de-celulares-DVD-y-mp3-20110629-0055.html

Arthur Cecil Pigou fue un economista inglés que realizó importantes trabajos en materia de lo que se conoce hoy como "economía del bienestar".

Básicamente, y de manera groseramente sintética, Pigou planteaba que ante la existencia de las fallas del mercado conocidas como externalidades (efectos de las actividades humanas causadas en terceros de manera involuntaria) la solución vendría de la mano de los impuestos y los subsidios.

Así, para solucionar las externalidades negativas, Pigou proponía la fijación de impuestos que desalentaran esas conductas, mientras que para las externalidades positivas, en lugar de impuestos se deberían otorgar subsidios a las actividades que las provocasen. De esa manera, los subsidios servirían de incentivos para que mayor cantidad de operadores abocaran sus recursos a esa actividad.

Este esquema de pensamiento ha sido magistral y sostenidamente refutado por los lineamientos de la Escuela Austríaca de Economía, y luego por el Teorema de Coase, dado que tanto los impuestos como los subsidios imponen la intervención del estado, el que -como lo demuestra Hayek- sufre de una insoluble asimetría de información. Es decir, no dispone de la totalidad del conocimiento, disperso entre millones de individuos, sobre circunstancias de tiempo y lugar que hacen que una asignación de recursos resulte mayor o menormente eficiente.

En la noticia de hoy (miércoles 28/6), El Cronista da cuenta del proyecto de ley del grupo de los iluminados a los que pertenecen el senador Pichetto ( http://youtu.be/xvZ2LFR0qF8) y el senador socialista Giustiniani, quienes en una afrenta más a los principios constitucionales de libertad y propiedad privada proponen la creación de un nuevo impuesto "del 5% sobre el valor de mercado a las tarjetas USB, a los rígidos integrados en un equipo, o no 10%; los decodificadores de tv por cable o satelital 10%, los mp3 (como los Ipod por ejemplo) 10%, las grabadora de discos compactos y/o versátiles y/o Blu-ray (CD / DVD / Blu-ray) 10% y los celulares con mp3 1%. Los que tendrán la carga más alta serán los “discos compactos y/o versátiles y/o Blu-ray, regrabables o no regrabables (CDR / CDRW / DVR / DVDRW / Blu-ray) con un 75 por ciento "


Ahora bien, la externalidad negativa que -presuntamente- estos impuestos desalentarían es la piratería de obras musicales y artísticas. Sin haber leído el proyecto de ley, no veo cómo estos impuestos pueden lograr ese objetivo dado que los productores de tarjetas USB, discos rígidos, decodificadores de TV, Ipods, grabadoras de CDs y celulares con mp3 difícilmente sean los muchachos que piratean las obras artísticas y con absoluta cordialidad nos la ponen a disposición en Retiro, por ejemplo, y aún de manera ambulante en subtes y trenes.

Es decir,  siguiendo a Pigou, parecería ser que Steve Jobs (Apple), Nokia, LG, Dell, etc. se dedicarían a fabricar todo lo que fabrican porque, en realidad, el "currito posta" es la pirateada soportada en los gadgets que producen....

Esta ley es apoyada por las asociaciones de autores, editores, productores y artistas que se consideran perjudicados por la piratería, quienes -en realidad- tienen una cohesión y capacidad de lobby abrumadoramente superior a la capacidad de lobby que cada uno de nosotros, consumidores de estos bienes eventualmente gravados, pueda tener.


Frédéric Bastiat tenía razón al decir, en su magnifica obra La Ley, "Pretendiendo organizar, regular, porteger, o fomentar, la ley toma propiedad de una persona y se la echa a otra; la ley toma la riqueza de todos para dársela a los pocos -ya sean campesinos, fabricantes, navieros, artistas, o comediantes. Bajo estas circunstancias, entonces desde luego todas las clases aspirarán a apoderarse de la ley, y eso es lógico "

Es increíble la visión y la capacidad de anticipación de este notable pensador. Ya en 1850 supo que  SADAIC tendría llegada a Pichetto y a Giustiniani... en desmedro de todos nosotros, los consumidores.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada